Y después de los Goya, ¿qué?

Analizamos los datos en taquilla de las películas de los Goya a raíz de la gala de premios

El pasado sábado 25 de enero se celebró en Málaga la entrega de los premios Goya, en los que Dolor y Gloria se alzó con los premios más importantes.

Siempre se dice que estos premios sirven para dar una segunda en cines a las películas premiadas. Veamos cuánto hay de cierto en esto.

Vamos a centrarnos en dos parámetros distintos. El primero es el número de cines en los que se proyectan las películas y el segundo la recaudación obtenida.

Número de cines

En el siguiente gráfico podemos ver el número de cines en los que están presentes las películas nominadas de este año, tanto en la semana anterior a los premios como en la de la entrega de los mismos. Además, se añaden dos de las películas ganadoras del año pasado, Campeones y El reino.

De la gráfica anterior se pueden sacar varias conclusiones. La primera es que es que en la semana anterior a la gala, las películas nominadas apenas tienen representación en los cines españoles.

En la semana de entrega de los premios estos se ven, obviamente incrementados. En el caso de las películas del año pasado, El Reino sí fue capaz de incrementar ostensiblemente el número de cines. Partía como favorita y eso se notó. Campeones, también favorita, no tuvo tanta suerte. Varios motivos para ello, pero básicamente es porque su estreno fue en la primera parte del año 2018, había ya llevado muchísima gente al cine (más de 3 millones) y ya estaba disponible en formato físico.

En el caso de las películas de este año, se ve claramente como Dolor y Gloria partía como favorita clara, pero Mientras dure la guerra y La trinchera infinita podrían plantarle cara. Las otras dos nominadas, Intemperie y Lo que arde estaban por detrás y eso se ha notado en el número de cines. De hecho, esta última, apenas ha sumado un cine a los 5 de los que partía.

A partir de esta semana, como se puede ver como en el caso de las películas del año pasado, se espera que el número de cines vayan descendiendo.

Los pronósticos se cumplieron y Dolor y Gloria se alzó con los premios más importantes. Veamos si eso se ha trasladado a la recaudación.

Recaudación

El siguiente gráfico muestra la recaudación en taquilla de las películas anteriores en los fines de semana en cuestión.

Todas las películas parten claramente, en la semana anterior, de una recaudación bastante pequeña.

El año pasado, El Reino se llevó siete premios y esto se tradujo inmediatamente en un aumento en la recuadación. Subió un 1500% en la semana de los premios y aún subió un 30% en la siguiente semana. Campeones, por su parte, con su premio principal subió un 1750% y la siguiente semana un 438%.

Este año las cosas van por otro camino. Un camino ciertamente más discreto. La ganadora principal de este año, Dolor y gloria, ha mejorado su recaudación un 738% pero apenas supera los 30.000€. Las causas pueden ser variadas. Al igual que Campeones se estrenó en la primera parte del año y ya está tanto en formato físico como en plataformas digitales. Así, el público no acude en masa.

En el caso de Mientras dure la guerra y La trinchera infinita, su recaudación ha subido un 257% y un 141%. Pero en total han recaudado 17.500€ y 14.500€ respectivamente. Las otras dos películas han recaudado menos.

¿Cuánto se va a recaudar en total gracias a los premios?

El año pasado, El reino fue capaz de traducir sus premios en unos buenos 450.000€ en total. Campeones, por su parte, se quedó cerca de los 200.000€.

Este año, Dolor y gloria no parece que reedite los números de El reino. De hecho, pensamos que podría hacer más o menos los de Campeones. Es decir, unos datos mucho más discretos de los deseados. Entonces, ¿esto es bueno o malo para Dolor y gloria? ¿para los Goya? ¿y para el cine español?

La plataforma de los Goya es un magnífico escaparate para el cine español. Pero luego lo difícil es traducir ese escaparate en compras.

Si se premia a una película que ha terminado todo su recorrido comercial (cines, formato físico, plataformas digitales), lógicamente su «segundo» paso por taquilla va a ser mucho más pequeño que el de aquellas películas que no lo han hecho.

¿Esto significa que si queríamos que los premios se tradujeran en taquilla, se debería haber premiado a otra película en vez de a la ganadora? Aquí entramos en un terreno más peligroso.

Además, los datos de las películas de este año afectarán negativamente a las del año que viene. Es decir, si la ganadora de los Goya no atrae en masa al público al cine, ¿por qué el año que viene los exhibidores van a confiar de nuevo en las películas candidatas?

Y es más, se puede instalar una idea más negativa aún, que los premios no sirvan para atraer al público al cine. Y creemos que esto se debería evitar, para bien del cine español en general. Pero, claro, ¿esto implica renunciar a premiar a una película que se lo merezca, por encima del negocio que genere?

Como todo debate, hay argumentos a favor y en contra y no una solución fácil. Les dejamos que cada uno se genere su propia opinión.

Compártenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *