Parásitos y El Hoyo: cuando David se impone a Goliat

O cuán difícil es para una película «pequeña» lograr el éxito

Vamos a intentar explicar por qué cómo ambas películas han logrado alcanzar el éxito a pesar de tenerlo, en principio, todo en contra. Dos historias y una dificultad: ir de la mano de un pececillo en un mundo de tiburones. Parásitos y El Hoyo: cuando David se impone a Goliat.

El paralelismo de ambos casos

Obvio que comparar Parásitos con El hoyo no es sino un acto de osadía brutal. Pero sí es cierto que tienen aspectos parecidos.

El primero es que ambas películas ganaron un festival. Parásitos el de Cannes y El Hoyo el de Sitges. Cannes no es Sitges, pero la segunda consiguió por primera vez que una película española ganara el festival en solitario.

A ambas cintas se las presupone, de primeras, una buena calidad y esto hace que se genere a su alrededor un halo de expectación a su alrededor. Esa expectación se generó a nivel planetario para el caso de la surcoreana y, para la española, a nivel mucho más modesto, el del amplio grupo de seguidores del cine de terror/thriller en España.

Virtual Print Fee (VPF)

Y llega el momento del estreno en salas y donde se mide dicha expectación. Parásitos se estrena en 63 cines y El Hoyo en 90 (pero no en todas las sesiones) ¿Por qué en tan pocos?

Hace dos días (el 22/03/2020) lanzamos una encuesta en nuestro perfil de Twitter sobre la razón de por qué no habían visto El hoyo en cine mientras que fue lo más visto en Netflix cuando se estrenó en dicha plataforma.

El 49% le echó la culpa a la pobre promoción y el 30% a una corta lista de cines en los que se emitió la cinta. Así que, la gran mayoría piensa que con una mayor promoción y exhibición, sus datos en cine hubiesen sido bastante mejores.

Una de las respuestas clave la tenemos en el Virtual Print Fee (VPF) que es la cantidad que tiene que pagar una distribuidora por cada copia digital que quiere colocar en el mercado. Un gran artículo sobre este VPF, lo pueden encontrar aquí:

VPF

Resumiendo, para colocar una película en 300 salas del país (lo que supone un estreno masivo) la distribuidora tiene que desembolsar una gran cantidad de dinero. Así, solamente las grandes pueden hacerlo.

Las distribuidoras pequeñas, como las de Parásitos y El Hoyo, no tienen lo que se denomina ahora, «músculo financiero», para proporcionar un estreno (ni tampoco una publicidad) acorde con el producto que tienen en sus manos.

Por lo tanto, aquéllas películas que van de la mano de distribuidoras pequeñas lo tienen imposible para tener éxito en taquilla.

Parásitos: La excepción a la regla

Si hay una excepción a esto último ha sido Parásitos. La cinta contaba con una expectación inusitada. Y eso se notó en su estreno. Recaudó 179.000€ en 63 cines. Es el mejor estreno de 2019 con menos de 100 copias.

Consiguió llenar salas en versión original, algo casi inaudito en nuestro país. Se mantuvo más que bien hasta que llegaron los Oscars y fue un boom. Y ya sí todo el público la quería ver.

Y ya, por fin, las grandes cadenas de exhibición estaban más que interesadas en llevarla a sus cines. Ese lunes después de los premios debió ser muy interesante en la oficina de la pequeña distribuidora.

No sabemos los acuerdos pero sí sus consecuencias. Se «reestrenó» en 316 cines de todo el país. Y su taquilla explotó. Con otro detalle fundamental, este reestreno coincidió con su salida en formato físico y en plataformas digitales. Así, Parásitos rompió otro tabú, el de que el público iría al cine aun teniendo otros medios para ser vista.

En total, y hasta que el coronavirus la dejó, recaudó más de 7.73M€. Un rotundo éxito.

El hoyo

La película española siguió un camino distinto en taquilla. Se estrenó en noviembre, de cara a la temporada de premios. Pero ésta hace que la concentración de títulos españoles en cartelera sea muy elevada. Por lo tanto, El hoyo no brilló desgraciadamente.

Consiguió estrenarse en 90 cines aunque no en todos los horarios con lo que sus números se resintieron. El primer fin de semana hizo 74.000€ y solamente estuvo entre el top25 dos semanas.

Al final de su carrera recaudó 216.000€. Números más que discretos pero su éxito se basó en su segunda vida, la de Netflix.

Con muy buen criterio esta plataforma aprovechó para reclutar para ella a la cinta española que continuaba con la expectación casi intacta. El resultado, número 1 de películas más vistas en España. Pero no solamente aquí. También lo es en Brasil, Ecuador, Colombia, México y Perú. Número 2 en Francia, República Checa o Emiratos Árabes Unidos. Número 3 en Italia. En EEUU es la número 8.

En resumen dos casos paradigmáticos. Parásitos y El hoyo: cuando David ganó a Goliat.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *