Julio, ¿el mes idóneo para abrir los cines?

La pregunta del millón ahora mismo es cuándo vamos a volver a ir al cine. Ya conocemos el plan de desescalada y sus fases. Pero una cosa es cuándo pueden abrir y otra muy distinta es cuándo lo vayan a hacer. Vamos a hacer hincapié en algunos de los problemas para la apertura.

Plan de desescalada

Como resumen, el 4 de mayo empezaríamos en la fase 0 y una semana más tarde, el 11, la fase 1. A partir de ahí, a las dos semanas (el 25 de mayo) se pasaría a la fase 2 si se cumplen una serie de indicadores de evolución de la pandemia, si no, habría que esperar a que se cumplieran. De nuevo dos semanas más tarde (el 8 de junio como pronto) se alcanzaría la fase 3 solo si se cumplen esos indicadores. Por último, dos semanas después, el 22 de junio se alcanzaría la normalidad.

Pues bien, alcanzada la fase 2, los cines podrían proceder a su apertura con una limitación del aforo al 33%. En la fase 3, la reducción de este aforo sería al 50%. Así, si todo va bien, podríamos ver los cines abiertos el 25 de mayo. Como pronto.

Pero este plan se va a desarrollar de manera desigual en todo el territorio nacional. Habrá unas zonas (bien provincias, bien islas o incluso se ha llegado a hablar de comarcas) que estén en distinta fase que otras. O sea, dependiendo de la zona, se estará en una fase u en otra.

De hecho, a día de hoy 6 de mayo, no hay certeza de que Madrid y Barcelona pasen a la fase 1 el día 11, con lo que todo el proceso se dilataría, al menos, en estas provincias. Y esto puede complicar la apertura de los cines como veremos un poco más adelante.

Limitación de aforo

La limitación de aforo al 33% impide la viabilidad económica de las salas de cine. Si bien entre semana no constituye mucho problema, en fin de semana sí lo es. No salen las cuentas. Así lo ha manifestado, por ejemplo, la Asociación de Salas de Cine de Euskadi.

EZAE contra la apertura en mayo

Esta argumenta que es demasiado arriesgado abrir en la fase 2 y prefiere esperar a la fase 3 para hacerlo. Y ya nos ponemos en junio.

Normas de apertura

Además de la reducción de aforo, seguramente los cines deberán cumplir otra serie de requisitos, que no se conocen en este momento. Se habla de mamparas en las taquillas, EPIS y mascarillas para empleados, mejora de la limpieza, aumento del espaciado entre pases pero no hay nada seguro aún. Incluso cabe la posibilidad de obligar, o al menos, recomendar el uso de dicha mascarilla para los clientes.

Todo ello podría condicionar la apertura de las salas puesto, dependiendo de la diferencia de normas entre las fases, un cine podría esperarse a la fase 3 para abrir o bien, en el peor de los casos, cuando se llegue a la normalidad total.

Falta de estrenos

Ese es otro hándicap, y de los grandes. Los cines necesitan películas. Y películas con tirón para abrir y ser rentables. En la fase 2, con un aforo reducido al 33%, hace inviable económicamente la apertura de los mismos. Pero encima, si le añadimos la falta de estrenos, la situación sería peor.

Así, por ejemplo, a finales de marzo en China se reabrieron tímidamente los cines durante dos semanas con cinco películas clásicas. Pues bien, nadie fue.

El primer blockbuster llega el 17 de julio con Tenet, la última de Nolan y, una semana después, llega el live-action de Mulan. Y pueden ser esos estrenos los que hagan que el público vaya a las salas. Por lo tanto, marcarán probablemente el pistoletazo de salida de muchos cines.

Aquí habría que diferenciar, además, a las grandes cadenas de exhibición (Cinesa, Yelmo…) de los cines independientes. Estos últimos no dependen tanto de los blockbusters y podrían adelantar la apertura.

Además habría que ver si las grandes cadenas, con presencia en todo el territorio, van a apostar por abrir por territorios o no. Como dijimos al principio, hay una serie de condicionantes para pasar de fase. Y no nos engañemos, las dos últimas provincias en hacerlo serán, lo más seguro, Madrid y Barcelona, donde se concentran la mayoría de cines. ¿Una gran cadena abrirá los cines en unas provincias sí y en otras no o bien esperarán a abrir todas a la vez?

Pero, es más, aquí entran en juego también las distribuidoras. ¿Van las distribuidoras a estrenar sus películas en una parte solo del territorio nacional o van a esperar a que se pueda hacer en toda España? No parece que vaya a ser así.

Por lo tanto, si el primer gran estreno se espera para el 17 de julio, ¿por qué abrir los cines un mes o mes y medio antes?

Situación en otros países

Con los cines cerrados en casi todo el mundo, la mirada está puesta en cuándo abrir. Los problemas son comunes a todos, así que las soluciones serán parecidas.

Empecemos por Estados Unidos. Con el virus aún campando a sus anchas por el país, hay muchos estados que han decidido volver a la normalidad. Georgia, Tenneessee, Oklahoma e incluso Texas están terminando su confinamiento y permiten que los cines reabran. En Texas ya hay tres cadenas que han reabierto y se espera que se vayan sumando poco más.

Así, aunque puedan hacerlo, las grandes cadenas norteamericanas tienen previsto abrir para finales de junio o principios de julio. Justo para recibir a Tenet y a Mulán y no mucho antes.

En China, de la que hablamos antes, se reabrieron los cines un par de semanas pero se volvieron a cerrar. Las últimas informaciones sitúan a mediados de junio para su vuelta a operar.

También en Francia y Alemania se está trabajando para que la reapertura de los cines sea en julio. Casualmente para cuando lleguen Tenet el 17 de julio y Mulán el 24.

Miremos el caso de  Australia. Las comparaciones son odiosas. Con una población de 25 millones de personas, en el día de ayer 05 de mayo, se detectaron 26 casos nuevos y un solo fallecido. En España, los muertos llegaron a los 244. Pues bien, Australia va a ser otro de los países cuyos cines abran en julio. ¿Por qué en España van a abrir antes?

España

Todo esto nos lleva a nuestro país. Parece lo más lógico que se espere a la fase 3 para la reapertura. Es más, que todo el país esté en la fase 3. Para entonces, se deberían haber publicado ya todos los protocolos sanitarios pertinentes. Y se necesitan estrenos potentes para que el público vaya al cine. Todo apunta a julio, el mes idóneo para abrir los cines.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *