Conversando con OCINE: «Si los cines cierran perderemos libertades»

«La cultura es segura. La risa se contagia en una sala cuando ves una película, el COVID no. Hay que luchar para que los cines que estén abiertos, lo sigan estado.»

Conversamos con OCINE a través de Laia Marsal, responsable de Marketing en la exhibidora OCINE, el día (el pasado día 26 de enero) en el que se anuncia el cierre temporal de dos de sus complejos, mientras que otros ocho de la compañía permanecerán abiertos y al pie del cañón. Es exactamente el mismo día en el que Yelmo anuncia que únicamente siete de sus complejos permanecerán abiertos y Cinesa notifica que sólo seis cines del país abrirán de miércoles a domingo y los de la Comunidad de Madrid solo el fin de semana.

Taquilla España (TE): ¡Menudo día de estrés!

Laia Marsal (LM): Hoy con muchísimo estrés, contestando a los medios para informar qué cines quedan abiertos, cuáles cerrados… Hay que explicar que se cierra para poder continuar abiertos cuando se pueda. Si no lo hacemos, evidentemente, sería un desastre total. Pero la intención es abrir todos cuando las condiciones sean mejores.

TE: Claramente los cines están siendo los más perjudicados en esta tormenta perfecta formada por la pandemia, las inclemencias meteorológicas y la subsiguiente falta de estrenos.

LM: Parecía el estreno de Godzilla [risas] Filomena nos ha hecho pasar el primer mes de 2021 como si estuviéramos en mitad de la lucha de Godzilla y King Kong.

TE: Y todos pensando que el 2021 iba a ser mejor que el 2020…

LM: Realmente sí, pero esperemos que sea solo el primer golpe del año y luego vayan mejorando las cosas. Aunque en un futuro próximo tampoco vemos que vaya a haber mejora a nivel de salud y de COVID y todo eso.

TE: Es obvio que dependemos de la vacunación, de cómo se vaya desarrollando y de ver si las vacunas pueden con las nuevas variantes del bicho. Pero hasta el verano, las cosas pintan mal.

LM: Dependemos de muchas cosas, de que se reduzcan los contagios, de la vacunación, de que no estemos confinados perimetralmente. Fijaos que los cines que permanecerán abiertos [Callao, Urban X Madrid, Gavarres en Tarragona y Aqua en Valencia abiertos todos los días, Plaza Éboli en Pinto, Màgic en Badalona, El Nord en Granollers y Girona de miércoles a domingo] son los que están en municipios más grandes para evitar la pérdida de espectadores por los cierres perimetrales. Tiene lógica que aquéllos que dependen de que los habitantes de localidades cercanas se acerquen, tengan que cerrar. Cuando puedan llegar todos estrenaremos las películas. Incluso las que hayamos retrasado. Las primeras semanas que abramos incorporaremos películas que no hayan podido llegar a tiempo.

TE: Como El profesor de persa. Menuda sorpresa [Tercera película más taquillera del fin de semana del 22 al 24 de enero]

LM: Menuda sorpresa, sí, nos hemos llevado con El profesor de persa. Es una gran película y estamos contentos de tener ese estreno y de su comportamiento. Cuando se dice «no hay estrenos» no es verdad. Sí hay estrenos de películas preciosas y maravillosas, que van a ir a los Oscar o que han ganado premios en los diferentes festivales. Lo que no se estrenan son blockbusters.

TE: Ni blockbusters ni películas familiares, con excepción de Los Croods que aún aguantan desde las navidades.

LM: Este fin de semana [el 29 de enero] se estrena Lupin III que nos la trae SelectaVisión, un ladrón de guante blanco, y tenemos también Los Elfkins que es una película que está pasando desapercibida pero que es una maravilla de película para los niños pequeñitos. Croods era la grande, pero ya ha dado de sí. En las navidades ha funcionado muy bien. Estamos contentos. Esto quiere decir que cuando las cosas mejoren, la gente volverá al cine. Cuando baje el ritmo de contagio, se dará una alegría volviendo al cine.

TE: Ahora que no hay tanta película grande, parece que es una pena que no se le dé una oportunidad a películas más pequeñas.

LM: Lo que pasa es que cuando te viene una película grande como Wonder Woman o Los Croods, llevan una comunicación detrás que no tiene una película más pequeña. La masa de público que arrastra estas películas es enorme y porque hay un presupuesto muy elevado en Márketing y Publicidad. A las pequeñas le falta esa fuerza de comunicación y entre todos se la tenemos que dar también. Porque una familia no va a ir a ver El profesor de persa pero sí puede ir a ver otras cintas que sean comedias, por ejemplo. También el COVID no ayuda en nada, las noticias que vemos constantemente en la tele y cómo se plantean las cosas, tampoco aportan. Que un titular sea «Cerramos todos los cines» no puede ayuda porque todavía quedan muchos abiertos y porque estamos haciendo las cosas con lógica para que luego podamos abrir y regresar con más fuerza. Usamos la lógica empresarial para asegurar la permanencia del grupo y luego poder regresar tranquilamente. Los OCINE volverán a abrir seguro.

TE: Vivimos en un estado de alarma continuo y eso puede ser que sea contraproducente.

LM: Este estado de alarma complica que la gente ponga lógica y vea claramente que los cines son seguros. Vamos todos en transporte público cada día apretados y luego pensamos que una sala al 50% de aforo no es seguro. En un cine te encuentras con que las butacas de cada lado están libres e incluso las de las filas anterior y posterior. Además, usando mascarilla todo el tiempo.

TE: Pero está claro que necesitáis ayuda externa y parece que no habéis tenido apoyo institucionales.

LM: Se están negociando y creemos que el Gobierno reaccionará y habrá ayudas. Sabemos que no sobra el dinero pero lo que se está viendo es que en otros países se han dado un gran volumen de ayudas [84 millones de euros en Francia y 100 millones en Alemania por los 13 de España] Eso se tiene que luchar. La cultura hay que cuidarla.

TE: Entrando en materia de márketing y publicidad, ha saltado esta semana otra noticia y es el cierre de la revista Imágenes de actualidad. Una gran pena. Tengo la sensación de que las grandes películas llevan a mucha gente detrás pero, sin embargo, se ha perdido ese momento, que teníamos hace años, de voy a comprar una revista y voy a enterarme de qué estrenos hay. Ahora nos dejamos llevar más por esas grandes campañas de publicidad y al resto de películas apenas les dedicamos unos segundos. Por no decir que la información sobre cine casi ha desparecido de la televisión.

LM: Sí, además cada vez nos acotan más. Nos estamos desacostumbrando a coger un periódico, leer y tener criterio propio. Cada vez, con el móvil nos van acotando nuestros gustos y nos van dirigiendo hacia donde ellos quieren.

TE: Los famosos algoritmos.

LM: Exacto, los famosos algoritmos que no nos dejan elegir. En el fondo es un problema, pero también nosotros los usamos, hacemos campañas para la gente que le gusta un tipo de género concreto como el horror, por ejemplo. Pero se ha perdido el hecho de comprarse una revista, leértela o leer un periódico profundamente. Eso debería volver. Tanta plataforma conllevaría no movernos de casa. Evidentemente, estamos en un momento para quedarnos en casa y eso está muy bien, pero también hay que compartir, hay que salir y volver a la vida normal. Creemos firmemente que, cuando todo esto acabe, la gente volverá al cine.

TE: Ahí entramos en la guerra que tienen las grandes distribuidoras entre sí con sus plataformas y la propia guerra entre el streaming y el cine. ¿Crees que todo el mundo volverá al cine o una parte del público ya es irrecuperable?

LM: Al final vamos a convivir todos. Un día podemos quedarnos en casa en familia y ver una película en una plataforma e irte al día siguiente con tus amigos al cine para reír todos juntos en una sala. La risa se contagia en las salas. El Covid no, pero las risas sí. Los filósofos de la tecnología llevan advirtiéndolo varios años que la visión transhumanista reduce con demasiada facilidad toda la realidad a los datos, y concluye que los seres humanos no son más que objetos procesadores de información. Al final, todos los algoritmos acotan el pensamiento humano. Los cines siguen siendo la vida real donde uno puede seguir soñando y viviendo libre. A oscuras, sin que se vea a primera vista, esa magia siempre va a existir. Se apagan los teléfonos, baja la luz y empiezas a ser libre y a soñar de nuevo.

TE: Totalmente de acuerdo. Pero, en este proceso, las salas tendrán que evolucionar a un concepto más de experiencia de ocio distinta a lo que es simplemente ver una película.

LM: Habrá que convivir plataformas y cines. No queda otra. Si no, perderemos libertades. Es esencial que los cines sigan abiertos porque cuanto menos tengamos para elegir, menos libres seremos culturalmente. Si los cines cierran, perderemos libertades. Y hay que luchar para que esto no suceda porque estaremos más limitados. En medio de este clima, por supuesto, tendremos que repensar cómo promocionarnos, hacer cosas distintas pero creo que se normalizará todo un poco y volveremos a ser lo que fuimos. Nuestra idea es continuar construyendo nuestras salas premium, construir más salas. Estamos con distintos proyectos en diferentes lugares para intentar llevar el cine a un público más amplio. No se puede obviar que emitir una película y luego ofrecer un debate con los actores o el director y poder disfrutar de la presencia de expertos gusta mucho al público. Y tendremos que volver al blockbuster, unas buenas palomitas y disfrutar tranquilamente sin tener miedo de nada, que es lo más importante. Nuestro objetivo es cuidar al cliente, dar un buen servicio, hacer unas salas muy VIP y muy cómodas con una gran calidad de sonido y de imagen. Cada vez intentamos renovar los cines más para dar la mejor calidad posible. El objetivo es disfrutar de la gran pantalla. Porque no es lo mismo que estar en casa. En casa nos distraen los móviles y demás y no prestamos la atención debida a la película. El cine es como chafardear la vida de otros a oscuras.

TE: Ese punto de voyeur que todos tenemos.

LM: Es maravilloso estar en una sala a oscuras y asistir a la vida de otros. El nivel de concentración en una sala es insuperable. Nada que ver con tu casa. Jamás será la misma experiencia que verla en casa, y ése es el punto fuerte del cine. Cuando todo esto pase, todos tendremos ganas de salir de casa y de disfrutar de todo. Hay una generación que está creciendo con todo esto y nos preocupa esa generación, cómo les afectará y creo que tendremos que enseñarles a vivir lo de fuera, quedar con amigos, ir al teatro, ir al cine, ir a una librería, ir a un museo. No solo somos nosotros los que lo estamos pasando mal. Es todo el mundo de la cultura. El mensaje es que estamos aplicando la lógica empresarial para que afecte lo menos posible a nuestros trabajadores ya que hay muchas vidas que dependen de nosotros y podamos volver a abrir.

TE: Ojalá sea lo antes posible.

LM: Y tanto. Pero hasta entonces hay muchas películas interesantes que están por venir. Quizás un tanto desconocidas. Por ejemplo, Nuevo Orden.

TE: Sí, viene con mucho detrás, haciendo ruido [Prevista para el 19 de febrero del mejicano Michel Franco y ganadora en Venecia del Gran Premio del Jurado]

LM: Es una cinta muy interesante que ya la comparan incluso con Parásitos. Dicen que es el nuevo Parásitos. Pero no sé si está llegando esta comunicación muy bien al gran público. Y justo una semana antes llega La Sra. Lowry e Hijo con Timothy Spall y Vanessa Redgrave, también con muy buenas críticas. Otras que se esperan en febrero son Relic o Agente Topo. En marzo Península, El olvido que seremos y Minari. Con lo que hay estrenos.

TE: A ver si tienen mucha suerte. Porque de los blockbusters nada por el momento.

LM: Sí, cuando abres el correo y ponen «próximamente» y no la fecha, ya nos entra el miedo. Aunque siempre podemos hacer especiales, como el «Batman day» con ECC Ediciones en la que emitimos El caballero oscuro y la gente vino disfrazada. Actividades un poco en los que la gente viva una experiencia distinta. Un cine distinto. Por ejemplo en OCINE Urban X Madrid tenemos el mural más grande dedicado al cine en España, y con salas maravillosas como las rojas donde hicimos hace poco un ciclo de terror, Redrum lo llamamos, en honor a El resplandor. Con Saint Maud también hicimos un estreno especial, con lo que hay cosas que se pueden hacer y tienen éxito. Cuando nos olvidamos un poco del Covid, la gente se vuelve a animar.

TE: Ese es el fin último. Volver. Porque creemos (y nos incluimos) que nos hemos dejado llevar demasiado por el pesimismo. Sí, estamos muy mal. No hay que negar la evidencia. Pero es quizás el momento de cambiar el paso y empezar a dar mensajes positivos.

LM: Obviamente esto ha afectado muy negativamente al sector. Por eso se piden ayudas al Gobierno y por eso se comparan con las ayudas de otros países.

TE: Es más, creemos que está siendo contraproducente estar en este estado continuo de pesimismo extremo.

LM: Hay que empezar a dar estos mensajes positivos para que las salas que permanecen abiertas sigan abiertas, porque parece que todas están cerradas. Y eso tampoco es cierto. Hay que intentar que las salas abiertas continúen abiertas. Si las fechas de estrenos se normalizan, y todo se va normalizando, las salas volverán a llenarse. Mientras tanto, la exhibición necesita recibir ayudas para poder tirar adelante, ya que los cines forman parte de la identidad cultural de cada pueblo. Salvar esa identidad es la lucha que tenemos que llevar.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.