Conversando con Enrique Costa (Avalon): «Los datos de taquilla son ridículos y preocupantes»

Con motivo del estreno de Matthias & Maxime, hace tres semanas, y del de Under the Skin mañana, 10 de julio de 2020, os ofrecemos esta pequeña conversación con Enrique Costa, socio distribuidor de Avalon.

P. ¿Cómo habéis vivido desde una distribuidora el confinamiento?

R. Pues con mucha preocupación por no saber qué iba a pasar en un espacio tanto a largo como a medio y corto plazo. Las diferentes medidas que se tuvieron que tomar en relación a la pandemia hizo que se tuvieran que cerrar los cines justo cuando íbamos a estrenar una película ese mismo viernes. A partir de ahí, lo que intentamos, viendo que iban a estar cerrados los cines un tiempo bastante importante…

P. Al final fueron tres meses y la reapertura está siendo escalonada.

R. Claro, lo que buscamos en ese momento fueron fórmulas de seguir generando ingresos para la distribuidora. Para una distribuidora, su fuente de ingresos más importante es la explotación en salas comerciales y la falta de esos ingresos puede llegar a tambalear a una empresa. Entonces buscamos propuestas, ideas u otras formas de contar con ingresos para sustituir la falta de venta de entradas. De ahí, salió la idea de hacer un preestreno de Matthias & Maxime, dándole una ventana de 48 horas [en Filmin] Más que nada era copiar ejemplos de otros países europeos. Lo que pasa es que el mercado español no permite precios parecidos a las entradas de cine, como ocurre en Inglaterra o en Estados Unidos.

P. ¿Y cómo valoras esa experiencia?

R. La experiencia lo que demuestra es que el PVOD [Premium Video On Demand] no puede sustituir los ingresos del cine, pero sí fue algo tremendamente positivo porque conseguimos que el número de espectadores del primer fin de semana que vieron Matthias & Maxime fuera el más alto de todos los estrenos de las películas de Xavier Dolan. Por contra, el ingreso total es menor del que se recibe de una entrada de cine. Eso significa que la inversión que se puede realizar en promoción de la película es menor.

P. Es curioso, porque en EEUU, es justamente el contrario. El precio del VOD es más elevado que una entrada de cine y el 70-75% de ese precio es el que se lleva la distribuidora. Son datos publicados, por ejemplo, de Trolls: World Tour.

R. Sí se pudieron ver esos datos y, al final, entiendo que los norteamericanos saben que con un visionado en casa puede que haya varios consumidores, sobre todo en películas como Trolls. De ahí, que esté interiorizado por parte del público y de la propia industria, el precio ése tiene que ser mayor. Aquí, por las razones que sea, por la idiosincrasia que tiene nuestra propia sociedad, no aceptamos el hecho de que el precio sea el de una entrada de cine o superior. Posiblemente, la culpa de todo no es otra que la piratería que ofrecía al público la posibilidad de ver algo de forma gratuita.

P. Como bien dices, nuestra propia idiosincrasia o nuestra visión de la cultura, que no está muy valorada en la sociedad.

R. También, todo influye, pero yo sí que creo que más allá que sea un tema, ya algo añejo, como es la piratería, hay que pensar que no sólo es un tema de pérdida de ingresos para una distribuidora sino que el público entiende que no tiene que pagar para poder leer un libro, ver una película o escuchar un disco. Y eso hace que competir contra lo gratis es muy difícil. La experiencia del alquiler ha sido, en definitiva, positiva. Nos sirvió para conocer más a nuestro público. Pudimos hacer acciones publicitarias a través de Internet y RRSS que nos permitió focalizar a qué público queríamos ir. Nos ha abierto los ojos de la posibilidad de actuar o promocionar las películas de otra forma. Hay que recordar, por ahora, hasta que no se demuestre lo contrario como con Trolls, los ingresos en salas comerciales son superiores a los ingresos en VOD. Si no, la próxima película de superhéroes de Disney iría directamente a plataformas.

P. Completamente de acuerdo. Y así, una vez que empezaron a abrir los cines, vosotros prácticamente los primeros en estrenar una película, Matthias & Maxime.

R. Sí, yo recuerdo al principio del confinamiento hablar con un exhibidor y me comentaba, muy preocupado, que si no les ofrecíamos películas, los cines morirían de inanición. Y eso se me quedó muy marcado. Considero, y muchos distribuidores independientes pensamos lo mismo, que tenemos que acompañar a los exhibidores en este largo proceso a la hora de poder ofrecer un contenido nuevo a los cines. Y eso es algo muy importante y que no se está produciendo. La falta de títulos por parte de las majors, impide que su fuerza de promoción actúe y atraiga a un número mayor de espectadores. Nosotros, los independientes, intentamos ayudar a los cines con nuestras películas pero, según los datos, por ahora no es suficiente.

P. Las distribuidoras independientes sí que es cierto que estáis ofreciendo productos. Ocho, nueve estrenos cada semana. Es bastante elevado, prácticamente a un ritmo normal. Sin embargo, efectivamente, no hay películas de majors y sobre todo los números son ridículos.

R. Son preocupantes. Con esos números, por el camino nos vamos a quedar muchos. Y eso es una realidad. Admiro mucho el esfuerzo que han hecho la mayoría de los cines por abrir para buscar una normalidad, esforzándose para promocionar sus salas y mejorando sus servicios de higiene para que la gente estuviese lo más cómoda posible. Pero, de alguna forma, hay muchos factores que han provocado estas cifras tan ridículas.

P. Ciertamente es una situación muy compleja, porque los grandes títulos no van a llegar. Nos referimos a los americanos, que en España copan el 75% de la taquilla. La situación en Estados Unidos es lamentable y eso significa que no van a llegar esos títulos a corto plazo. Tenet y Mulan, que son los primeros, se están retrasando y se retrasarán aún más. Así que con ellos no se puede contar.

R. Siempre he sido muy fan de aprender de experiencias de otros. Y en esta crisis, que como siempre vamos un poco por detrás de otros países, por ejemplo la industria surcoreana lo que hizo fue la promoción de su propio cine. Obviamente el porcentaje de importancia de los títulos locales allí es más alto que en España. Aún así, ellos lo que crearon fue tanto una Fiesta del Cine, con precios más asequibles, como la promoción y estreno de títulos propios. Y así ocupar un espacio que las majors no pueden ocupar. Y en Francia, tres cuartas partes de lo mismo. Se apoya y se defiende su cine como algo de estado para ocupar ese espacio libre. Se han dado cuenta que es su propio contenido el que tiene que estar ahí, y apoyado, para ofrecer al público. Es una de las medidas que podríamos adoptar aquí, que nuestro cine esté bien presente en las salas con el apoyo del ICAA y otros estamentos para conseguir obtener una mejor cuota de pantalla.

P. Totalmente de acuerdo. Desde Taquilla España también hemos comentado mucho la situación en Corea del Sur y, efectivamente, una Fiesta del Cine especial, como la coreana, de tres semanas de duración, es una medida muy aconsejable. Es cierto que muchos cines están ofreciendo entradas a menor precio, pero el público en general no lo sabe. Deberíamos usar la buena imagen que tiene la Fiesta del Cine en nuestro país para ser un elemento promocionador de propio cine. Eso está en nuestras manos.

R. Yo creo que el estado, desde el ICAA, está intentando juntar a todas las partes para remar todos en la misma dirección. Porque la situación es bastante grave. Había un estudio, hecho para las distribuidoras, en la que se decía que la recaudación en las tres primeras semanas iba a ser entre el 90 y 95% inferior al de una semana normal. Pero esta situación va a ser más larga. No van a ser solo tres semanas.

P. Va a ser más tiempo. Y aún así, este mismo fin de semana, el día 10 de julio, estrenáis Under the skin.

R. [Risas…] Under the skin es un estreno muy personal para nosotros. Es una película que hemos perseguido durante muchos años [se presentó en el Festival de Venecia de 2013] Muchísimos años. Cuando adquirimos el título, la idea principal era llevarla a salas comerciales aún sabiendo que mucha gente ya la había visto en formato casero, más o menos legales. Pero creíamos firmemente que tenía que tener la posibilidad de ser disfrutada en salas comerciales. Se tuvo que posponer su estreno, inicialmente previsto para el mes de abril. Y consideramos que, una vez abiertas las salas, puede ayudar a cierta parte del público a volver al cine. Y así lo sentimos a través de las RRSS y lo que nos informan los cines. El ruido que se está generando es muy positivo. Muy bueno para la película y para nosotros.

P. ¿En cuántos cines y en cuantas ciudades se va a poder ver?

R. Estrenamos en 35 cines repartidos por todo el país. Y únicamente en versión original. Desde Madrid, Barcelona, Valencia, San Sebastián… se puede ver en nuestra página web [Aquí el enlace] Nos hace muchísima ilusión llevar Under the skin al cine y veremos los datos. Creemos que va a funcionar. ¡Claro que va a funcionar!

P. Ojalá, de verdad, sea así. Vamos a acabar esta conversación en un tono algo más optimista.

R. Sí, claro, lo otro no es pesimismo. Los malos números son la realidad. Me encantaría decir que estamos haciendo 500.000 espectadores los fines de semana, pero no es verdad. La realidad son solo 100.000.

R. Os deseamos la mejor de las suertes con la película y que vaya bien en taquilla.

R. Exacto. Nosotros vamos a seguir apoyando a los cines estrenando más y más películas.

Compártenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *