EDITORIAL: Los datos molestan: La preocupante ocultación de cifras de taquilla

El pasado miércoles, 26 de agosto de 2020, se informaba que, en Francia, no se iba a ofrecer el tradicional dato de taquilla del primer día de Tenet. Decimos tradicional porque siempre ha sido así. De hecho, será Tenet el primer caso en el que esto no va a suceder.

La explicación a esto la daba ComScore France: «Compte tenu du contexte exceptionnel dans lequel se déroule la sortie de TENET, les incertidtudes autour de la fréquentation des cinémas, la diversité des mesures de distanciation sociale et autres mesures prises dans les différents pas en raison de la Covid-19, Warner Bros. nous a informé que la communication des données du Box-Offices mondial de TENET sera limitée pendant les premiers jours suivant sa sortie. In ne sera en effet pas possible de jauger les résultats initianux de TENET au regar des critères et données habituels des autres sorties estivales majeures. Cette mesure est prise avec le souci de favoriser la reprise de l’activité du secteur cimématographique. Les données relatives au film devraient être rendues accessibles à comper du lundi 31 août»

Es decir, que no dan datos para que no se puedan comparar con los de los demás. Y todo ello es para el bien común, para favorecer la actividad del sector cinematográfico.

Eso en Francia. En España no se suele dar ese dato así que, de momento, estamos a salvo de esto. Pero aquí se ha dado otro caso preocupante. Después de tres meses cerrados los cines, estos comenzaron a abrir en junio. Pues bien, la empresa que gestiona los datos de taquilla aquí, Comscore, decidió que durante las cuatro primeras semanas de apertura, no iba a publicar ni a entregar al ICAA esos datos. ¿Por qué? Porque no eran consistentes.

¿Qué significa consistentes? Regresemos al día 7 de junio de 2020, primer fin de semana post-confinamiento. Nos enteramos por deadline (medio norteamericano) de que en España se había recaudado unos 14.500€ y que el número uno fue Onward. La recaudación es, como ven, mínima. Probablemente, entre las diez primeras películas estaban además Grease, Parque Jurásico o Los Goonies. Consistentes significa, por tanto, irrisorios y con unas películas que, en circunstancias normales, no deberían estar ahí.

Además, Comscore ofrecía todos los lunes en Twitter unos datos provisionales del top5 del fin de semana anterior. Bien, esa buena costumbre también ha desaparecido. Por lo tanto, tenemos que esperar a que el ICAA publique los datos del fin de semana anterior. Nada más.

En ambos casos, la distribuidora y empresa que gestiona los datos han decidido (por nuestro bien dicen) ocultar los números. La pregunta es ¿por qué? Y la respuesta es fácil, las cifras molestan.

Los números son lo que son, solo números. Son sus interpretaciones las que son peligrosas y mediante la ocultación de los números lo que se busca es controlar (o eliminar) esas interpretaciones.

En nuestro caso, hasta que llegó Santiago Segura, la taquilla era paupérrima y ponía de manifiesto un gravísimo problema en la asistencia a los cines. Pero si no se publican los datos, es imposible determinar la magnitud del problema. Así, en cierta manera, se «tapa» el problema.

En el caso francés, como decíamos al principio, siempre se publica el dato del primer día de exhibición. Esto da idea de lo bien o lo mal que se va a comportar la película en taquilla. Probablemente, Warner tiene cierto «miedo» sobre cómo se va a comportar su película en su estreno y prefiere evitar el dato antes de enfrentarse a su interpretación.

Pero una cosa es que una distribuidora no quiera dar los datos y otra que Comscore se preste a ello. Es una empresa que su función es proporcionar los datos. Simplemente eso, proporcionar datos. Entrar en la interpretación de los mismos excede, claramente, su cometido.

Obviamente estamos en unos momentos muy delicados con el Covid-19. Todos entendemos que estamos atravesando el momento más delicado de los últimos años y que los datos de taquilla no son, ni por asomo, los previos a la pandemia. Pero, ocultar los números no es la solución. De hecho, agrava el problema.

No solo es cuestión de transparencia, algo que deberíamos buscar siempre. Tanto en España como en Francia (y Europa en general), el público no va al cine. Ese es el gorila en la habitación que nadie quiere ver por ahora. Y hay que saber por qué. Y el primer paso para arreglar la situación es conocer la magnitud de dicho problema. Es decir, conocer los números, todos los números.

Es una tendencia preocupante que cada vez haya menos datos de taquilla. Y con la llegada de las plataformas la cosa empeora.

Pensemos en Mulán ahora. Su presupuesto es de unos 200 millones de dólares. Probablemente hubiese necesitado entre 600M$ y 800M$ de recaudación en taquilla (dependiendo de su gasto de publicidad) para conseguir ser rentable. Según Disney tiene 60 millones de suscriptores, a un precio de 30$, solamente necesita unas 7 millones de descargas para que sea rentable.

Pero, ¿quién mide esas descargas? Disney. ¿Quién tiene los datos de suscriptores? Disney. ¿Quién va a informarnos de esos datos? Solo Disney. Es decir, cuando salgan a comunicar esos datos (si deciden hacerlo), vamos a tener que hacer un acto de fe y creérnoslos, porque va a ser imposible contrastarlos. Pueden decir que han tenido 7 millones, 30 millones o 200 millones de descargas. Da igual, no vamos a saber si son reales.

Es igual con Netflix. La plataforma suelta datos únicamente cuando le viene bien. Y, además, no sabemos si esos datos de visualizaciones son correctos o no. Ellos saben las cifras, pero solo comunican algunas que, además, pueden ser reales o no. Nadie lo sabe. Es decir, controlan los datos que publican. O los top diarios. ¿Son o no son verdaderos? ¿Se los inventa su famoso algoritmo? Quién sabe.

En fin, para terminar de una manera un poco más positiva, queremos que Tenet en este caso funcione de una manera excepcional en cines. Serán buenas noticias para las salas, para la distribuidora y para todos en general. Pero, eso sí, siempre con datos.

Compártenos

Un comentario en «EDITORIAL: Los datos molestan: La preocupante ocultación de cifras de taquilla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *